Hermanas Contemplativas Genova

Roma, 28 de febrero de 2022

Memoria de San Hilario, Papa

Fallecimiento de la Hermana María del Mesías Chirinos, SSVM

“La fe cristiana enseña que la muerte corporal, que entró en la historia a consecuencia del pecado, será vencida cuando el omnipotente y misericordioso Salvador restituya al hombre en la salvación perdida por el pecado. Dios ha llamado y llama al hombre a adherirse a Él con la total plenitud de su ser en la perpetua comunión de la incorruptible vida divina. Ha sido Cristo resucitado el que ha ganado esta victoria para el hombre, liberándolo de la muerte con su propia muerte. Para todo hombre que reflexione, la fe, apoyada en sólidos argumentos, responde satisfactoriamente al interrogante angustioso sobre el destino futuro del hombre y al mismo tiempo ofrece la posibilidad de una comunión con nuestros mismos queridos hermanos arrebatados por la muerte, dándonos la esperanza de que poseen ya en Dios la vida verdadera”[1].

A esta unión incorruptible con su Esposo y su Creador, fue llamada la Hermana María del Mesías Chirinos Azpilcueta, religiosa de votos perpetuos oriunda de Arequipa, Perú, el pasado 18 de febrero.

Nuestra querida hermana había celebrado en el año 2021 sus Bodas de Plata como religiosa y se encontraba misionando en su país natal, en la comunidad “Nuestra Señora de Fátima” en Iquitos. Repentinamente comenzó a tener graves problemas de salud y fue internada en el hospital local, en donde falleció después de más de un mes de sufrimientos e incertidumbres sobre su salud. Así como fue una fiel Servidora en estos generosos años de consagración, también Dios le concedió la gracia de morir siendo fiel a sus votos y a su entrega sin reservas en el cumplimiento de la Divina Voluntad. Ella, que esperamos que ya posea la “vida verdadera” interceda ante Dios y su Madre Santísima por todos nosotros y por nuestra Congregación.

Fallecimiento de la Hermana María del Mesías Chirinos, SSVM

 


[1] Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución Pastoral Gaudium et Spes sobre la Iglesia en el mundo actual (07/12/1965).

Fundaciones y Aniversarios de las Servidoras

Fundación

El pasado 22 de febrero, día de la Cátedra de San Pedro, tuvimos la gracia de fundar una nueva comunidad de Servidoras en la Parroquia “San Francisco de Asís”, en la diócesis de “Presidente Prudente”, Brasil. La Santa Misa fue celebrada por el Párroco P. Paulo César –sacerdote diocesano–, y participaron la M. Maria da Divina Graça –superiora provincial– y la M. Maria Expectação –maestra de novicias– junto a las 30 novicias.  El mismo día, el Obispo Mons. Benedicto Gonçalves dos Santos, quien no pudo estar presente en la Misa, realizó más tarde, la bendición de la casa.

Las hermanas destinadas a esta nueva comunidad son la M. Maria do Menino Jesus y las Hermanas Maria Virgo Prudentissima y Maria Mater Parvae Viae. Tendrán como patrona a “Santa Dulce de los Pobres”, una santa brasilera. Su apostolado será la atención de la Parroquia, y el cuidado de la obra social “Fraternidade São Damião” que es un centro de caridad que recibe muchos voluntarios con el fin de proporcionar distintos servicios tales como consultas profesionales, odontología, farmacia, pintura, dibujos, costura, etc., así como también ayudan con la donación de cesta de alimentos y otras cosas de primera necesidad.

Nueva Fundación SSVM Brasil

Padre Paulo César, Hna. Maria Mater Parvae Viae, Hna. Maria Virgo Prudentissima, M. Maria Menino Jesus
y M. Maria da Divina Graça.

Nueva Fundación SSVM Brasil

Capilla dedicada a Santa Paulina, en el terreno donde se realizan las obras de caridad.

 

Aniversarios

El 11 de febrero, día de Nuestra Señora de Lourdes, se cumplieron 20 años de fundación de la Comunidad “Divino Niño” en Egipto, que atiende el hogar de niñas. Como las niñas están de vacaciones, los festejos tendrán lugar más adelante.

20 años de fundación de la Comunidad “Divino Niño” en Egipto

Niñas del Hogar “Divino Niño”.

El mismo día en Suzano, Brasil, la Comunidad “San Juan Pablo II”, que se dedica al apostolado en el Colegio diocesano “Pablo VI” –de educación primaria y secundaria–, cumplió 10 años de fundación. Este aniversario se recordará en el mes de marzo, con una Santa Misa de acción de gracias que celebrará el Señor Obispo, Dom Pedro Luiz Stringhini.

10 años de fundación Colegio diocesano “Pablo VI”

De izquierda a derecha: M. Maria Palácio da Trindade, Maria Estrela da Manhã, Maria Speculum Justitiae,
Maria do Puro Amor y Maria Custódia da Vida.

EL día 22 de febrero, se cumplieron 5 años de fundación del Noviciado Contemplativo “Santa Gema Galgani” y del Estudiantado Contemplativo “San Pablo”, ambas comunidades en Tuscania, Italia. La Santa Misa de acción de gracias fue celebrada por el P. Carlos Pereira, IVE. En esta misma ceremonia la Hermana María de Getsemani hizo su ingreso definitivo a la vida contemplativa. Para esta ocasión estuvo presente la M. Mary of the Sacred Heart, vicaria general.

5 años de fundación del Noviciado Contemplativo “Santa Gema Galgani” y del Estudiantado Contemplativo “San Pablo”

Santa Misa de acción de gracias en el Monasterio de Tuscania.

Este mismo día, también se cumplieron 5 años de fundación de la Casa de Formación Contemplativa, que primero comenzó en Tuscania y luego se trasladó al Monasterio “Beata Maria Vittoria de Fornari Strata” en Génova en el año 2019.

Damos gracias a Dios por el florecimiento de vocaciones de total consagración a Él en la vida contemplativa y rezamos para que estas casas de formación provean de abundantes y santas vocaciones a muchos monasterios en los que se tribute gloria a Dios y se interceda por la salvación de las almas.

Hermanas Contemplativas Genova

Hermanas que acaban de terminar el año de formación contemplativa en el Monasterio
“Beata Maria Vittoria de Fornari Strata” – enero de 2022.

 

Homilía predicada por el P. Tomás Orell, IVE, a un grupo de novicias Servidoras en Italia con ocasión de su cambio de nombre religioso

El pasado 2 de febrero celebramos en la Iglesia la Jornada por la vida consagrada. Esta fecha es siempre una ocasión para dar gracias a Dios por el don de la vida religiosa en la Iglesia, y al mismo tiempo para renovar nuestros compromisos para vivir radicalmente en el seguimiento de Cristo, buscando incesantemente la unión definitiva con el Esposo de nuestras almas. Nos pareció oportuno publicar la siguiente homilía, que nos indica la nueva vida que debemos vivir como consagrados, despojándonos del hombre viejo para ser nuevas criaturas dedicadas al servicio de Dios.

RECIBE ESTE NUEVO NOMBRE…

El día de nuestro bautismo recibimos el nombre cristiano. Fue el día de nuestra primera consagración a Dios.

Hoy ustedes comienzan una nueva consagración, que no anula la primera, sino que la profundiza.

Su presencia aquí manifiesta el deseo que tiene cada una de ustedes de consagrarse a Dios. Y lo hacen en el día en que la Iglesia recuerda aquella consagración de sí misma en el Templo de Jerusalén; hoy, la memoria de la Presentación de María.

Y reciben un nuevo nombre.

Tanto el Bautismo como la consagración religiosa son una participación en la muerte y Resurrección de Cristo. Se muere, se renace.

El nuevo nombre indica la condición de una nueva criatura. “Si alguien está en Cristo, es una nueva criatura; las cosas viejas han pasado y han nacido nuevas” (2 Cor 5,17).

¿Cómo se hace esto realidad? No basta con recibir un nuevo nombre… no es mágico.

San Pablo dice a los Efesios: “es necesario que abandonéis el hombre viejo con la conducta anterior, el hombre que se corrompe tras las pasiones engañosas, y que os renovéis en el espíritu de vuestra mente y os revistáis del hombre nuevo, creado según Dios en la justicia y en la verdadera santidad” (4,22-24).

Por lo tanto, “hay que despojarse del hombre viejo… y revestirse del hombre nuevo”. Esto es lo que hay que hacer.

La persona religiosa es impulsada por el Espíritu Santo a hacer realidad esta recomendación del Apóstol.

1) “Despojarse del hombre viejo”

¿Qué se entiende por anciano?, se pregunta Santo Tomás[1]. “Algunos dicen que aquí por hombre viejo se entiende el hombre exterior, y por hombre nuevo el hombre interior. Pero hay que decir que el anciano es viejo no sólo externamente, sino también internamente”.

El hombre viejo es viejo por el pecado; pero el pecado, aunque se haga con los miembros del cuerpo, es cosa del alma.

“Se dice que el hombre sujeto al pecado es viejo porque está en el camino de la corrupción”. (Santo Tomás), y San Pablo “el hombre se corrompe según las pasiones engañosas”. Las pasiones engañosas son los deseos desordenados de nuestra carne, es decir, de nuestra naturaleza herida por el pecado. Las pasiones engañosas hacen que los hombres vaguen en busca de placeres engañosos; es decir, los desvían del verdadero camino; les hacen vivir una vida de mentiras; vivir engañados. Esta es la peor corrupción de la naturaleza humana. Esta es la peor vejez.

La corrupción se produce cuando se pierde el orden de la propia naturaleza. En el hombre, el orden de la naturaleza es que su deseo tienda hacia lo que está de acuerdo con su razón. ¿Cuál es el bien que se ajusta a la razón? La verdad, responde Santo Tomás: “Por lo tanto, cuando la razón tiende al error y el deseo se corrompe por ese error, entonces se dice que el hombre es viejo”.

Es necesario despojarse del viejo hombre interior, es decir, despojarse del pecado, y eliminar la influencia de las pasiones del engaño. Tal es la primera tarea ee aquel que llega a la vida religiosa.

El Apóstol enseña cómo despojarse del viejo hombre en Col 3,9: “Porque os habéis despojado del viejo hombre con sus obras…”. Esta muerte, esta deposición, no es para anular nuestra naturaleza, sino para deponer las malas obras, la mala conducta.

El Espíritu Santo les pide a ustedes, novicias religiosas:

“Dejad también todas estas cosas: la ira, la pasión, la malicia, la murmuración y las palabras obscenas de vuestra boca. No se mientan los unos a los otros. Porque habéis desechado al viejo hombre con sus obras…” (Col 3,8-9).

“Porque habéis muerto, y vuestra vida está ahora escondida con Cristo en Dios”. (Col 3:3)

2) “Revestirse del hombre nuevo”

Pronto se revestirán exteriormente de Cristo, Verbo Encarnado, pero el hábito no hace a la monja, pues es preciso revestirse de Cristo interiormente.

“…Debéis renovaros en el espíritu de vuestra mente” dice de nuevo el Apóstol.

Este “espíritu”, por un lado, es el Espíritu Santo, que habita en nuestra mente, ya que estamos en estado de gracia. No es posible renovarse sino siguiendo el impulso interior del Espíritu Santo que nos hace ir en pos de Jesucristo.

Por otro lado, es la renovación de la “mente”, porque ha sido corrompida por el pecado. “Es necesario que seamos renovados en el tiempo presente en lo que se refiere al alma, y en el futuro en lo que se refiere al cuerpo, cuando lo corruptible se vestirá de incorrupción, y lo mortal de inmortalidad, como se dice en 1 Cor 15,53” (Santo Tomás). Y dice también: “Revístete del hombre nuevo. El hombre nuevo es Jesucristo. Por eso Rom 13,14 dice: ‘Revestíos más bien del Señor Jesucristo y no sigáis la carne en sus deseos’”.

“Revístete del hombre nuevo, creado según Dios en justicia y santidad verdadera”. No es posible revestirse de Cristo sino por la acción de Dios. Es Dios quien nos ha hecho “nuevas criaturas” en Cristo (2 Cor 5,17). Lo hizo en el bautismo, y lo sigue haciendo en la vocación religiosa, en la llamada a la santidad. Es Dios quien crea la verdadera justicia y santidad en nosotros.

“Creados en Cristo Jesús para buenas obras” (Ef 2,10).

Así, el nuevo nombre que reciben indica en ustedes el comienzo de una nueva vida. Indica que están recibiendo una nueva naturaleza. La naturaleza de las nuevas criaturas en Cristo.

Pero, la naturaleza se manifiesta por las obras. El hombre viejo tenía sus obras corruptas.

En su condición de creadas en Cristo, es Cristo quien les da las buenas obras para hacer. Y esto es lo que dice el Espíritu Santo por medio de Pablo: “creados en Cristo Jesús para las buenas obras que Dios ha preparado para nosotros” (Ef 2:19).

Revestirse interiormente de Cristo en santidad y justicia, y practicad las obras que vemos hacer a Cristo.

“Revestíos, pues, como amados de Dios, santos y queridos, de misericordia, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, tolerancia y perdón, si alguien tiene alguna queja contra otro. Como el Señor te ha perdonado, hazlo tú también. Por encima de todo, que haya amor, que es el vínculo de la perfección” (Col 3:12-14).

“Todo lo que hagáis, hacedlo de corazón como para el Señor y no para los hombres…” (Col 3:23).

Entrar en la vida religiosa es comenzar una vida de aprendizaje: se viene para ser discípulos, para adquirir el conocimiento de Cristo y caminar con él.

3) Todavía habrá un nombre nuevo

El Apocalipsis, en el c. 2, en la carta a la iglesia de Pérgamo dice: “Al vencedor le daré el maná escondido y una piedra blanca en la que está escrito un nombre nuevo, que nadie conoce sino el que lo recibe (2,17)”.

El bautismo fue el comienzo de la vida eterna. Ahora están dando otro paso importante en el camino de la salvación. No olviden a dónde lleva este camino. Lo que les espera es demasiado grande para perderlo de vista.

Este es un camino de batalla… hay muchos enemigos. Pero tenemos asegurada la victoria en Cristo Jesús.

El Señor reconoce una situación difícil para la iglesia de Pérgamo: “Sé que habitas donde Satanás tiene su trono…”; pero también reconoce “sin embargo, mantienes firme mi nombre y no has negado mi fe”.

Este es mi deseo para ustedes: que mantengan firme el nombre de Dios. Han sido bautizadas en el nombre de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y han sido hechas sus hijas. Manténganse firmes en esta maravillosa realidad. Actúen como las nuevas criaturas que llevan el nombre del Padre, y desde hoy también de la Madre.

Manténganse en la fe, aunque el poder de Satanás intente infundir miedo.

¿Cuál será ese “nuevo nombre”? Sólo ustedes lo sabrán.

Serán transformadas de tal manera en la visión de Dios que ese nombre expresará toda la novedad de su ser. Pero su personalidad no será aniquilada, porque su persona entrará en una relación de filiación y amistad inefable con el Dios Trino. Entonces conocerán de verdad.

Entonces sabrán también cuán vital es su vínculo con María Santísima, Madre de Dios y madre nuestra.

¡Bendita sea! ¡Que Dios sea bendito!

 


[1] In Efesios, 4,7.