Skip to content

Segunda época. Año XXI. N° 316

Roma, 13 de febrero de 2015

Santos Cirilo y Metodio, Patronos de Europa

Homilía del R. P. Carlos Walker, predicada el día 15 de octubre del 2014, en ocasión de la Fiesta de Santa Teresa de Jesús en el Estudiantado Internacional en Tuscania

Agradezco a las hermanas que me han invitado a celebrar esta Santa Misa en la cual 8 novicias realizarán la primera profesión temporánea de sus votos religiosos.

Hoy es un día de una santa alegría para estas novicias y para sus familias y amigos que las acompañan. Lo es también para nuestra Familia Religiosa y para la Iglesia entera. Que Dios nos bendiga con vocaciones es un don muy grande que debemos reconocer con un corazón agradecido, y lo hacemos hoy en esta Santa Misa. Dado que en los próximos días la Iglesia celebrará la Jornada Mundial de las Misiones, quisiera hablar un poco precisamente sobre este tema, es decir, sobre la gran necesidad que la Iglesia tiene hoy de misioneras y misioneros.

El Beato Pablo Manna, Superior General del P.I.M.E., hizo una vez una visita a todas las misiones de su Instituto esparcidas por el mundo. El largo viaje en el cual recorrió gran parte de Asia y América duró desde diciembre del 1927 hasta febrero del 1929. En ese contexto, habló varias veces, y en forma detallada, de la gran necesidad de misioneros, especialmente en Asia. Por todos los medios que tenía a su alcance habló de la urgencia de las vocaciones para las misiones.

Por ejemplo, en una larga carta dirigida al director de una revista misionera, escribía lo siguiente:

“Querido Padre, clama, ne cesses: hasta ahora hemos gritado, y, gracias a Dios, no en vano; pero la causa es grande como el mundo, y se debe trabajar mucho más para hacer entender este particular aspecto del problema misionero respecto al personal. Muchos y desde hace mucho tiempo han olvidado que la Iglesia existe para la conversión del mundo[1].

Más adelante, en un tono más bien fuerte, decía lo siguiente: “Los esfuerzos que hoy hacen los pueblos católicos para la extensión del Reino de Jesús en el mundo –nadie se ofenda– son juegos de niños en comparación con el fin que se quiere o se debe obtener”[2].

Más concretamente, indicaba algunos números.Hablando de los sacerdotes misioneros esparcidos por el mundo, decía que del total de los sacerdotes que había en ese entonces (año 1929), es decir de 300 mil sacerdotes, solo 10 mil eran misioneros. “Pues bien, si debiéramos dar a los infieles una cantidad de sacerdotes proporcionada a la cantidad que tienen los católicos, los misioneros deberían aumentar de 10.000 a un millón. Aritméticamente hablando, faltan entonces 990.000 misioneros […]. Para un billón de infieles, 10 mil sacerdotes; para 40 millones de italianos, 70.000 sacerdotes!”[3].

Por supuesto, lo que vale para los sacerdotes vale también para las religiosas. Pero además, desde entonces la población mundial ha aumentado mucho, pero no ha aumentado el número de misioneros sino que incluso ha disminuido. Ya lo decía San Juan Pablo II en el año 1990, cuando se cumplían 25 años de la celebración del Concilio (pronto se cumplirán 50): “El número de los que aún no conocen a Cristo ni forman parte de la Iglesia aumenta constantemente; más aún, desde el final del Concilio, casi se ha duplicado. Para esta humanidad inmensa, tan amada por el Padre que por ella envió a su propio Hijo, es patente la urgencia de la misión. (…) Dios abre a la Iglesia horizontes de una humanidad más preparada para la siembra evangélica. Preveo que ha llegado el momento de dedicar todas las fuerzas eclesiales a la nueva evangelización y a la misión ad gentes. Ningún creyente en Cristo, ninguna institución de la Iglesia puede eludir este deber supremo: anunciar a Cristo a todos los pueblos” (San Juan Pablo II, Carta encíclica “Redemptoris Missio” (7/12/1990), 3).

Pablo VI se expresaba en modo semejante a lo que decía Pablo Manna. En una Misa de Pentecostés celebrada durante la época del Concilio Vaticano II decía: “La catolicidad es insuficiente, y sufriente. La mayor parte de la humanidad aún no ha recibido el mensaje de Pentecostés. El mundo aún no es católico. ¡Cuántos de vosotros, por no decir todos vosotros, experimentan el extraño dolor que tal condición de nuestro mundo inflige a un corazón verdaderamente católico! (Homilía 17-V-1964).

Sobre lo mismo insistía el Papa Francisco recientemente: “Hoy en día todavía hay mucha gente que no conoce a Jesucristo. Por eso es tan urgente la misión ad gentes, en la que todos los miembros de la Iglesia están llamados a participar, ya que la Iglesia es misionera por naturaleza”[4]. Para ilustrar la gran urgencia de las misiones, veamos el caso paradigmático de la China. Debido a la inmensa cantidad de conversiones al cristianismo que en este momento se están produciendo en la China continental, se ha constatado recientemente que hay ahora allí más cristianos que miembros del partido comunista: 80 millones (Protestantes y Católicos) contra 50 millones respectivamente.

“En 1951, dos años después del triunfo de la revolución comunista, Mao expulsó a los misioneros de China y cortó sus lazos diplomáticos con el Vaticano. Seis décadas después, algunos expertos calculan que será dentro de muy poco el país con más cristianos del mundo, la mayoría protestantes. A tenor de un informe del Centro de Investigación de Pew para la Religión y la Vida citado por el diario británico ‘The Telegraph’, en 2010 había ya 58 millones de protestantes, por encima de los 40 millones de Brasil y los 36 millones de Sudáfrica. Y, según explicaba al mismo periódico el profesor Yang Fenggang, (…) ese número podría llegar a los 160 millones en 2025, por encima de los 159 millones de Estados Unidos (…). Incluyendo a los católicos, China podría tener más de 247 millones de fieles en 2030, superando así a México, Brasil y EE.UU. y coronándose como el país con máscristianos del mundo a pesar de los recelos del régimen”[5]. De hecho, el gobierno Chino está derribando Iglesias debido al auge del cristianismo en ese país.

Lo que está sucediendo en este preciso momento en la China, al igual que en otros países asiáticos como Corea del Sur, Vietnam, y también todo a lo largo del África subsahariana, donde el cristianismo está experimentando un crecimiento verdaderamente exponencial, es una señal por las que parecería que Dios nos está indicando algo, y que no deberíamos desoír: hay que ir a las misiones y anunciar a Cristo.

Es por esto que debemos rezar mucho para que Dios mande las vocaciones que la Iglesia necesita en este momento. Nos lo decía San Juan Pablo II con su entusiasmo característico: “¡Jóvenes, Cristo os manda! Id a todo el mundo y anunciad el Evangelio a toda creatura (Mc 16, 15). Estas palabras pronunciadas por el Señor antes de ascender al Padre, las dirige hoy a muchos de vosotros. En el umbral del tercer milenio de la venida de Jesús, una gran multitud de hombres no ha recibido aún la luz del Evangelio”[6].

Y decía en otra ocasión: “He aquí, pues, lo que se necesita: una Iglesia para los jóvenes, que sepa hablar a su corazón, caldearlo, consolarlo, entusiasmarlo con el gozo del Evangelio y la fuerza de la Eucaristía; una Iglesia que sepa acoger y hacerse desear por quien busca un ideal que comprometa toda la existencia; una Iglesia que no tema pedir mucho, después de haber dado mucho; que no tenga miedo de pedir a los jóvenes el esfuerzo de una noble y auténtica aventura, cual es la del seguimiento evangélico”[7].

Damos gracias a Dios por estas jóvenes novicias, que responden a la llamada del Divino Maestro a seguirlo y trabajar por la extensión de su Reino. En esta Santa Misa pedimos que Dios las llene de un santo entusiasmo y les de la gracia de la fidelidad en su vocación.

Que María Santísima las proteja con su manto.

 

 


[1]Ferdinando Germani, P. Paolo Manna, Volume Terzo, Superiore Generale (1924-1934), Caserta: P.I.M.E., 1992, p. 177.

[2]Ibid.

[3]Ibid., p. 256.

[4]Francisco, Mensaje por la jornada mundial misionera, 08-VI-14.

[6]San Juan Pablo II, Mensaje para la XXII Jornada Mundial de oración por las vocaciones, 25-I-1985.

[7]San Juan Pablo II, Mensaje para la XXXII Jornada Mundial de oración por las vocaciones, 18-X-1994.

Primera Profesión - Fiesta de Santa Teresa - SSVM
Primera Profesión - Fiesta de Santa Teresa - SSVM

Crónica sobre el Nivel Terciario del Instituto “Isabel, la Católica”, en Argentina

“Levantar la antorcha y proclamar la verdad de Cristo”

San Juan Pablo Magnodecía a los estudiantescatólicos en 1981 en Manila:“cada uno de vosotros está llamado a levantar la antorcha y proclamar la verdad de Cristo. Él os necesita para difundir la Buena Noticia de su amor y el Evangelio de la salvación eterna”.

Por gracia de Dios, en el año 2011 se pudo abrir el Nivel Superior en el Instituto Isabel la Católica, con el Profesorado de Educación Primaria (antes “magisterio”) al que se sumó en el 2013 el de Educación Inicial (jardín de infantes). Este nuevo desafío lo pusimos bajo el patrocinio de Juan Pablo II.

El camino que recorrieron los primeros alumnos, desde el año de la beatificación de su patrono, en el 2011, culminó el pasado mes de diciembre de 2014, año de su canonización, con el egreso de 10 nuevos maestros.

Con gran alegría, el día viernes 19 de diciembre compartimos con toda la comunidad educativa, alumnos, profesores, hermanas y familiares de los egresados, la Santa Misa en acción de gracias por todos los beneficios recibidos. En ella los egresados se consagraron a María Santísima con la fórmula de San Juan Pablo Magno e hicieron un compromiso de fidelidad a la Verdad, manifestando públicamente la determinación de buscarla, defenderla y transmitirla siempre. A continuación de la Santa Misa tuvo lugar el acto académico, en el que hubo palabras de despedida y agradecimiento, cambio de abanderados y escoltas y entrega de diplomas a los egresados y alumnos destacados. Al día siguiente, sábado por la noche, compartimos con ellos y sus familias la cena festiva, en un clima de gran alegría y familiaridad.

Durante estos años de formación hemos visto grandes adelantos en cada uno de ellos, mostrando de su parte ansias por aprender y asimilar lo que se les enseñaba. Agradecemos a todos los que colaboraron en su formación, a la profesora Marta Giglio de Furlán, rectora del Nivel Superior y a todos los profesores, hermanas y demás personas que no sólo con sus clases sino también con sus ejemplos de vida fueron haciendo posible que hoy contemos con estos nuevos maestros. Por otro lado, comprometemos las oraciones de todos para que esta misión tan necesaria en nuestros días siga dando frutos. Es una gran alegría pensar en el bien que estos buenos maestros podrán brindar a los cientos de niños que estén a su cargo para formarse. Es esperanzador para la Patria y para la Iglesia saber que tiene personas comprometidas en sembrar la verdad, el bien y la belleza en las mentes y corazones de los más pequeños. De hecho, ya ocho de los diez egresados se encuentran dando clases en escuelas y colegios de San Rafael.

Damos gracias a Dios por todos estos beneficios y pedimos que acompañen con sus oraciones a estos nuevos maestros, para que, como deseaba su santo patrono y padre de nuestra Familia Religiosa, “levanten la antorcha y proclamen la verdad de Cristo para difundir la Buena Noticia de su amor y el Evangelio de la salvación eterna”.

 

En el Verbo Encarnado,

Hermana María Consagrada

 

Arriba

Egresados del Terciario Isabel la Católica - 2014 - SSVM
Egresados del Terciario Isabel la Católica - 2014 - SSVM
Egresados del Terciario Isabel la Católica - 2014 - SSVM