Skip to content

Versión virtual. Año XXIII. N° 352

Roma, 30 de abril de 2019

Memoria de San Pío V, papa

25° aniversario de fundación del Hogar Santa Gianna Beretta Molla

El 28 de abril la Iglesia celebra a Santa Gianna Beretta Molla, madre de familia que ofreció heroicamente su vida para que pudiese nacer su hija. Bajo su patrocinio se fundó en Villa Atuel, hace 25 años, un Hogar para acoger a todos aquellos niños que por diversos motivos no pueden recibir los cuidados de su propia familia. Damos gracias a Dios por habernos permitido, a lo largo de estos años, dar cobijo e iniciar en la fe a numerosos niños y también damos gracias por todos los beneficios que el ejercicio directo de la maternidad ha reportado en las hermanas que con mucha dedicación han procurado todo bien para estos pequeños.

 

Primeros votos de las Servidoras

Dice la Exhortación Vita Consecrata que “A la vida consagrada se confía la misión de señalar al Hijo de Dios hecho hombre como la meta escatológica a la que todo tiende, el resplandor ante el cual cualquier otra luz languidece, la infinita belleza que, sola, puede satisfacer totalmente el corazón humano”[1]. Con la profesión de los votos, imitando la misma vida que nuestro Esposo eligió llevar en esta tierra, buscamos indicar a los hombres de nuestro tiempo ese resplandor de la belleza divina.

El pasado 11 de abril, en la fiesta de la patrona del Estudiantado de Brasil, Santa Gema Galgani, 24 novicias realizaron sus primeros votos. En la misma ceremonia, 5 postulantes monásticas recibieron la Cruz de Matará.  Las neo- profesas son:

-Maria Cálice do Verbo

-Maria Cor Amoris Plenum

-Maria da Docilidade

-Maria da Encarnação

-Maria da Inocência

-Maria do Divino Infante

-Maria do Imaculado Coração

-Maria do Puro Amor

 

-Maria Esposa Dileta

-Maria Flor da Humanidade

-Maria Fons Gratiae

-Maria Korasõ Marangatu

-Maria Kurusu Vy’a

-Maria Luz de Cristo

-Maria Mãe da Perseverança

-Maria Mater Adonai

 

-Maria Mater Mitis

-Maria Pulchrae Dilectionis

-Maria Sacrário de Jesus

-Maria Stella Evangelizationis

-Maria Via Crucis

-Maria Virgo Singularis

-Maria Virgo Virginum

-Maria Paloma de la Simplicidad

 

 

 



Hermanas del Estudiantado “Santa Gema Galgani” el día de su primera profesión

 

 

Postulantes del Noviciado Contemplativo en Brasil “Santa Teresita del Niño Jesús”


[1]San Juan Pablo II, Exhortación post-sinodal Vita Consecrata, 16.

Celebración de Santa Catalina de Siena en Roma

Santa Catalina de Siena, virgen y doctora de la Iglesia, fue una mujer completamente entregada al cumplimiento de la voluntad de Dios con una virilidad tal de llegar a exhortar a los mismos Pontífices para que restaurasen la Iglesia de Cristo, lacerada por los litigios de su época. Su vida de profunda unión esponsal con Cristo, es para toda religiosa de nuestra Familia un verdadero ejemplo a imitar. Por gracia de Dios, el 29 de abril, día en que recordamos su unión definitiva con Cristo, un gran número de religiosas presentes en Italia pudimos participar de la Santa Misa en la Iglesia del Rosario, perteneciente a un convento de hermanas Dominicas en donde se conserva la mano izquierda de la Santa, que pudimos venerar.

 

Reliquia de la mano izquierda de Santa Catalina de Siena

Bodas de plata de un grupo de Servidoras. Homilía del P. Diego Pombo en la Misa de acción de gracias en la cripta de la Basílica de San Pedro

A lo largo de este año 2019, celebramos los 25 años de primeros votos de 14 Servidoras. Muchas de ellas pudieron peregrinar a Tierra Santa y vivir la Semana Santa en los mismos lugares en los que Cristo, Divino Esposo de nuestras almas, se inmoló por nosotros. La peregrinación culminó el 30 de abril con la celebración de la Santa Misa en la cripta de la Basílica de San Pedro, para dar gracias a Dios por el don de la vocación e invocar, junto a la tumba del primer Papa, la gracia de perseverar hasta el fin en esta vocación a la que hemos sido llamadas por pura misericordia de Dios. Publicamos la homilía predicada por el P. Diego Pombo, Padre Espiritual de las Servidoras. Las hermanas que cumplen 25 años de votos son:

María de la Caridad Asensio

María del Amor Divino Ortiz

María de Matará Lucero

María de Vladimir Berrondo

María del Inmaculado Corazón Urquiza

María Milagrosa Gaspar

María José Carvajal Lobos

María de Dios Soler

María de Harissa Achem

Maria Stella Maris Molina

María del Pilar Curutchet

María Ana de Jesús Carrió

María de Jesús Misericordioso Pavón

María Pía Carbajal

 

 

En la Basílica de San Pedro, luego de la Misa de acción de gracias

 

Homilía del P. Diego Pombo en la Misa de acción de gracias por 25° aniversario de profesión de votos en la cripta de la Basílica de San Pedro 

 

Agradecer el don de Dios

Nos hemos reunido en este lugar donde descansan los restos del Príncipe de los Apóstoles, para dar gracias a Dios por todas las gracias recibidas durante estos 25 años. Nosotros los religiosos, somos testigos privilegiados de aquello de San Juan: de su plenitud todos hemos recibido gracia sobre gracia. No solo recibimos la gracia de la vocación, del llamado a seguir a Cristo para vivir como él vivió: pobre, casto, obediente e hijo de María, sino también la gracia de responder a la llamada; y además, todas las gracias que cada una de ustedes de manera personal han recibido, en cada instante de la vida durante estos 25 años. Cuántos momentos de prueba, de tentación, de dificultades y oscuridad, pero nunca les faltó la ayuda de Dios y Su amor misericordioso las ha protegido; y también cuántos momentos de gozo, de alegría, de deseo de mayor santidad, de más fidelidad, de mayor entrega generosa… todo eso es gracia de Dios.

No se puede dar gracias si no se reconocen los dones de Dios, si no vemos y reconocemos la acción de Dios en nosotros, no podemos agradecer.

Amor a la congregación

De entre todas las gracias que Dios les ha dado como consagradas, hay una que se puede decir es como principal y primera, y es la congregación a la que pertenecemos, ya que en ella podemos concretar nuestra respuesta a la llamada. No existe la vida religiosa si no se vive en una congregación religiosa. Por tanto, la llamada de Dios supone la existencia de una congregación donde poder responder a esa llamada.

En el caso nuestro, la congregación que Dios pensó para que podamos responder a su llamada es la “nuestra”. Nuestra congregación es el lugar que Dios quiso que nosotros vivamos pobres, castos, obedientes e hijos de María.

Por eso es que tenemos que amar nuestra congregación. Como amamos a Dios, amamos también nuestra vocación, porque es una llamada a Dios, y amamos también el lugar donde Dios quiso que vivamos nuestra vocación.

Y a través de la congregación recibimos también innumerables gracias.

A esto me quiero referir, al amor que debemos a nuestra congregación, por ser el lugar que Dios quiso para nosotros, para que en él realicemos Su llamada. Se puede decir que la congregación es nuestra madre y nuestra familia.

La congregación es nuestra madre

Es nuestra madre porque nos educó, nos formó, nos dio y nos da, los bienes del cuerpo: el alimento el vestido y nos dio y nos da los bienes del alma, naturales y sobrenaturales: de manera particular los sacramentos. La congregación pone a nuestra disposición todos los medios espirituales necesarios en orden a nuestra santificación.

De la congregación hemos recibido innumerables gracias en lo humano en lo intelectual en lo espiritual y en la caridad apostólica, en el celo por las almas.

En lo humano

Cuando nuestras Constituciones hablan de la formación humana, dicen que “se requiere la formación de personalidades equilibradas, sólidas y libres.

- Equilibradas: que no dejen de ver el todo por quedarse cautivos de la parte, (…) que no se dejen llevar por la depresiva actitud de ver más el mal que el bien. Que den cabida en su alma a todas las cosas, sin despreciarlas, sin minimizarlas, pero con jerarquía y orden.

- Sólidas: que no se dejen arrastrar de todo viento de doctrinas y novedades. Que se muevan y juzguen por principios. Que no sean blandos o sentimentalistas, ni duros o distantes.

- Libres: que todo lo hagan por amor. Que hagan el bien, aunque nadie los mire, ni el Superior los vigile, ni por alabanzas o premios. Que no sean obsecuentes con los Superiores, tratando de obtener ventajas”[1].

Fuimos formados en esto.

Además, como también dicen nuestras Constituciones, hemos sido adecuados en el “amor a la verdad, la lealtad, el respeto por la persona, el sentido de la justicia, la fidelidad a la palabra dada, la verdadera compasión, la coherencia y, en particular, el equilibrio de juicio y comportamiento”[2].

Esta es la educación que nosotros recibimos, y debemos agradecer.

En lo intelectual - doctrinal

Sabemos el bien inestimable que hemos recibido de la Congregación en lo que hace a la formación intelectual. Hemos sido educados en la filosofía del ser; en “la certeza de la verdad, dada sólo por una sana filosofía, fundada en la realidad objetiva de las cosas, ya que la inteligencia… puede llegar a lo que es”[3].

Fuimos formados en el amor a la Sagrada Escritura leída y estudiada “en Iglesia”[4], es decir en fidelidad al magisterio de la Iglesia y a la luz de las verdades de fe.

Sabemos la gracia que significa el haber sido formados bajo la guía del mas grande teólogo de todos los tiempos: Santo Tomás de Aquino. El haber conocido y estudiado a Santo Tomas es una de las gracias más grande que puede tener un católico, y nosotros se lo debemos a la Congregación.

En lo espiritual

Nos han formado para celebrar y participar de la Santa Misa de una manera digna, siendo conscientes del misterio que celebramos; hemos formado nuestras voluntades en la escuela de los ejercicios espirituales según el método de San Ignacio; y nos hemos formado espiritualmente guiados por los grandes maestros de la vida espiritual, particularmente San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, y San Luis María Grignon de Montfort en lo que se refiere a la espiritualidad mariana.

Nos hemos formado espiritualmente en un “equilibrio entre virtudes aparentemente opuestas. Así por ejemplo el amor a la cruz, a la pobreza, junto a un gran espíritu de recreación y de eutrapelia. O la gran alegría y espíritu de fiesta cuando es fiesta y la seriedad en la liturgia en esas mismas fiestas”, actitud que se “sigue de la (recta) inteligencia del misterio de la Encarnación, que es central en nuestra espiritualidad y afecta todos los aspectos de nuestra vida”[5].

En el apostolado

Nos hemos formado en el celo por las almas, en la búsqueda de la gloria de Dios, en el valor de la gracia y los sacramentos, y hemos aprendido los métodos pastorales que más fruto han dado en la Iglesia para bien de las almas y la gloria de Dios: los ejercicios espirituales de San Ignacio, Las misiones populares según el método de San Alfonso, los oratorios según los hacía San Juan Bosco; las obras de Misericordia bajo la guía de San Luis Orione…

Se puede decir que gracias a la Congregación hemos entrado en contacto, hemos asimilado y nos hemos nutrido con los frutos más preciosos que ha dado la Iglesia a lo largo de los siglos en todos los ámbitos: humano, intelectual, espiritual y apostólico.

La congregación es nuestra familia

Porque fui llamado a realizar mi vocación no de manera individual, sino en un instituto donde no estoy yo solo, hay otros que también fueron llamados a concretar su vocación de una manera específica, es decir, de esta manera como se vive en esta congregación; por tanto comparten conmigo el mismo carisma, la misma espiritualidad, el mismo modo de vivir los votos y nuestra vida consagrada, la misma formación, el mismo fin como instituto.

Por tanto, formamos una familia y la congregación es nuestra familia, y debemos amarla como nuestra familia.

Siendo la familia una comunión de personas, todos los miembros tienen la gracia y la responsabilidad de construir día a día, esa comunión de personas, poniéndose cada uno al servicio del otro, y compartiendo los bienes, las alegrías y los sufrimientos. “La comunión familiar puede ser conservada y perfeccionada sólo con un gran espíritu de sacrificio. Exige, en efecto, una pronta y generosa disponibilidad de todos y cada uno a la comprensión, a la tolerancia, al perdón, a la reconciliación. Ninguna familia ignora que el egoísmo, el desacuerdo, las tensiones, los conflictos atacan con violencia y a veces hieren mortalmente la propia comunión: de aquí las múltiples y variadas formas de división en la vida familiar. Pero al mismo tiempo, cada familia está llamada por el Dios de la paz a hacer la experiencia gozosa y renovadora de la «reconciliación», esto es, de la comunión reconstruida, de la unidad nuevamente encontrada”[6].

Tenemos que dar gracias a Dios, tener un corazón agradecido. Nosotros cada semana nos confesamos, examinamos nuestra conciencia y pedimos perdón a Dios por todos nuestros pecados, pero deberíamos hacer lo mismo en orden al reconocimiento de todas las gracias que Dios nos da. Deberíamos hacer una confesión de agradecimiento cada semana: ponernos de rodillas ante el Santísimo y traer a la memoria todas las gracias que hemos recibido durante esta semana y humillarnos delante de Dios y agradecer por cada don recibido.

Termino con estas palabras de San Bernardo:

“Dichoso el que por cada don que recibe se dirige al que es la plenitud de todas las gracias. Al no ser ingratos por lo que recibimos, nos hacemos más capaces de la gracia y dignos de mayores dones. Lo único que nos impide progresar en la perfección es la ingratitud: el donante tiene por perdido lo que recibe el ingrato, y en lo sucesivo se cuida de no dar más para no perderlo. Dichoso, en consecuencia, el que (…) se vuelca en gratitud por el más pequeño beneficio, sin dudar ni ocultar que es puro don. Entreguémonos con todo fervor a la acción de gracias para atraernos la gracia de nuestro Dios, que es la única capaz de salvarnos. Y no seamos únicamente agradecidos de palabra y con la lengua, sino con las obras y en verdad”[7].

A veces Dios por misericordia no nos concede lo que pedimos porque no somos agradecidos, para no tener que ser acusados de ingratos. Al agradecer nos hacemos más capaces de la gracia y más dignos de mayores dones.

Pongamos toda nuestra vida en manos de la Santísima Virgen María, que también nos ha acompañado durante todos estos años. A Ella que dio a luz al Autor de la vida, no encomendamos y le pedimos que nos siga bendiciendo y acompañando, que nos siga dando la gracia, que nos siga dando el deseo de la santidad, que no se apague en nosotros el fervor de la caridad y que nos conceda la gracia de todas las gracias que es la de la perseverancia final.




[1]Constituciones, 198.

[2]Constituciones, 199.

[3]Constituciones, 220.

[4]San Juan Pablo II, Discurso al Consejo internacional de los Equipos de Nuestra Señora (17/09/1979).

[5]Notas al V Capítulo General del IVE, n. 12.

[6]Familiaris consortio, 21.

[7]  San Bernardo, Sermón 28.