Nueva Fundacion de SSVM en Escocia

Roma,30 de noviembre de 2021
Fiesta de San Andrés, Apóstol

Nueva Fundación de las Servidoras en Escocia

El 21 de noviembre, día de la Presentación de la Virgen en el Templo, tuvimos la inmensa alegría de comenzar con una nueva fundación en Escocia, bajo el patrocinio de “Saint Margaret of Scotland” (Santa Margarita de Escocia). El pueblo donde viven las hermanas se llama Lochgelly y cuenta con aproximadamente 7.000 habitantes. La comunidad de sacerdotes del IVE está hace seis años en el pueblo vecino y atienden dos parroquias que abarcan cuatro pueblos. Nuestras hermanas colaborarán con la labor parroquial.

Las hermanas destinadas para esta misión son: M. Mary Our Lady of Ostrabrama, Hna. María Humilde Nazarena y Hna. María Aurora de Esperanza. La ceremonia de inauguración fue presidida por el Arzobispo de Saint Andrew and Edimburg, S.E.R. Mons. Leo Cushley y concelebrada por el P. Franco Liporace, IVE, Párroco y Superior Provincial del IVE. Participaron también la M. Maria Porta Coeli, Superiora Provincial, las Hnas. María Hostia Blanca y María de la Presentación del Niño Jesús, misioneras en Irlanda, y la Hna. María Sabiduría de la Cruz, misionera en Islandia.

Nueva Fundacion de SSVM en Escocia

De izquierda a derecha: M. Mary Our Lady of Ostrabrama, Hna. María Sabiduría de la Cruz, Hna. María de la Presentación del Niño Jesús, P. Franco Liporace, IVE, S.E.R. Mons. Leo Cushley, M. Maria Porta Coeli, Hna. María Aurora de Esperanza, Hna. María Hostia Blanca y Hna. María Humilde Nazarena.

Profesión de votos perpetuos, votos temporales y toma de hábito

Votos perpetuos y toma de hábito

El 13 de noviembre la Hna. Mary Our Lady of Charity, una de nuestras primeras vocaciones guyanesas, realizó sus votos perpetuos en Guyana. La santa Misa fue presidida por el Obispo de Georgetown, Monseñor Francis Alleyne, en la Parroquia “San Francisco Javier”. En la misma ceremonia, tres novicias recibieron el santo hábito: Mary of the Lamb of God, Mary Beloved Daughter of the Eternal Father y Mary Sea of Grace.

votos perpetuos y toma de habito en Guyana

Monseñor Francis junto a las novicias y la Hna. Mary Our Lady of Charity.

 

Primeros votos

El 1 de noviembre, Solemnidad de Todos los Santos, 11 novicias de la Provincia “Inmaculada Concepción” y 17 novicias de la Provincia “Nuestra Señora, Reina de El Cisne”, realizaron sus primeros votos.

Las novicias de la Provincia “Inmaculada Concepción” tuvieron la Santa Misa –presidida por el P. Alberto Barattero, Superior Provincial del IVE– en la Iglesia “Holy Comforter-St. Cyprian” en Washington DC. Contaron con la presencia de numerosos familiares y amigos de las hermanas, así como con la participación de los novicios y seminaristas del IVE y de las novicias y hermanas apostólicas de distintas comunidades. Luego de la ceremonia se realizaron los festejos en el Seminario Mayor “San Juan Bautista de la Salle“, MD.

primeros votos USA

Las hermanas neo profesas en la Iglesia “Holy Comforter-St. Cyprian” luego de la ceremonia.

 

Por su parte, las novicias de la Provincia “Nuestra Señora, Reina de El Cisne”, tuvieron la Santa Misa en la Iglesia de “Santo Domingo” en Loja, Ecuador, presidida por el P. Stiwar Quishpe, IVE.  Luego realizaron una procesión con la Virgen de Luján y festejaron con un almuerzo junto a los familiares de las hermanas.

primeros votos Ecuador

Las hermanas neo profesas junto a la Superiora del Estudiantado, M. María Virgen Azul y
la Superiora Provincial, M. María de la Ascensión.

Cambio de nombres de las novicias

Durante este mes, para ocultarse al mundo y consagrarse a Dios, nuestras novicias de Guyana, Estados Unidos, Ecuador, Italia y Taiwán recibieron sus nuevos nombres de María.

En Guyana tres novicias, provenientes de distintas regiones de Guyana donde tenemos misiones, tuvieron la ceremonia el 1 de noviembre en la capilla del convento de nuestras hermanas allí. La Santa Misa fue celebrada por el P. Edgar Pucha, IVE, capellán de las hermanas.

 Los nuevos nombres son:

Pauline Hernandez M. Beloved Daughter of the Eternal Father (M. Hija amada del Eterno Padre, de  la misión en Hosororo)
Abigail Wilson M. of the Lamb of God (M. del Cordero de Dios, de la misión en Santa Rosa Maruka)
Sarah Kellawan M. Sea of Grace (M. Mar de Gracia, de la misión en Siriki, Pomeroon River)

Cambio de nombres Guyana

Las novicias junto a la M. María Mater Sanguinis Pretiosi.

En Estados Unidos, el 19 de noviembre, se llevó a cabo el cambio de nombre de las hermanas del Noviciado apostólico “Saint Kateri Tekakwitha” y del Noviciado contemplativo “Santa Catalina de Siena” en Maryland, USA. La Santa Misa fue presidida por el P. Rubén Ríos, IVE.

Los nuevos nombres son:

Anne Nelson Mary Promised Gift of God (Don Prometido de Dios)
Jacqueline Chilel Garcia María Humilde Esclava del Altísimo
Glenda Maribel Castellanos Portillo María Madre de la Víctima Inmolada
Emelis Gutierrez Tejada María Lacrimosa
Lilian Viñas Salazar María Aurora de la Redención
Sofia Rebaudengo Mary Immaculate Heart (Corazón Inmaculado)
Lesley Arevalo Pacheco María Paraíso Celestial
Michelle Muñoz Mary of the Pierced Heart (Corazón Traspasado)
Gabriela Barrera Mary Full of Grace (Llena de gracia)
Clare Miller Mary Guardian of Hope (Guardiana de la Esperanza)
Mary Morning Star (Estrella de la Mañana)

Novicias Contemplativas:

Andrea Carrion Chavez María Fuente Sellada
Olga Piedad Jijon María Socorro de los Pecadores

Cambio de nombres USA

Las novicias junto a la imagen de la Virgen de Lujan en el Noviciado “Saint Kateri Tekakwitha”.

El mismo día, 13 novicias de Ecuador tuvieron el cambio de nombre. La Santa Misa fue celebrada por el P. Rodrigo Retes, IVE, en la capilla del Noviciado “Reina de El Cisne”. A los pocos días otra novicia también recibió su nuevo nombre.

Los nuevos nombres son:

Alexandra Osorio Navarro María Reina de los Consagrados
Dayana Solange Bonilla Ramírez Maria dal Cuore Docile
Diana Albarracín Urbina María Auxiliadora de los cristianos
Erika Berenice Rodríguez Parra Maria Modello delle anime Consacrate
Giselle Angeline Asunción Rivas María Guardiana del Sagrado Corazón
Hilda Patricia  Colmenarez Blanco Maria Imago Bonitatis Dei
Liliana Karina Cuenca Yunga María Reposo del Crucificado
Lina María Zuluaga Gutiérrez María Corona del Sol
Lorena del Cisne Soto Rosero María Servidora de la Cruz
Micaela Carolina Chavez Rivadeneira María Riqueza del Alma
Nela Karina Crespo Barros María Amada del Corazón de Jesús
Nicole Melanie Delgado Zambrano María Fuente de la Alegría
Sandra Milena Posada Amaya María Cáliz lleno de Cristo
Dania Lisbeth  Rosero Morales María Iris de Paz

Cambio de nombres Ecuador

Las novicias junto a M. María de la Ascensión, Superiora Provincial, y M. María Madre Confidente,
Maestra de novicias.

Por otra parte, en Taiwán, el 21 de noviembre, dos novicias contemplativas cambiaron su nombre en el Monasterio “Nuestra Señora de Sheshan”.

Los nuevos nombres son:

Xie, Yu Ting Maria Tian Guo Mu Hou, (M. Reina del reino celestial)
Fan, Rui Qi Maria Sheng Mu Fang Qin (M. de la Visitación)

Cambio de nombre Contemplativas Taiwan

Las novicias junto a su Maestra de novicias, M. María Jin Jiao zhi You (María Auxilio de los Cristianos).

En Italia la ceremonia de cambio de nombre se llevó a cabo el 27 de noviembre, memoria de la Virgen de la Medalla Milagrosa, en el Monasterio “San Pablo” en Tuscania. La Misa fue celebrada por el Padre Carlos Pereyra, IVE. Las novicias son 9 apostólicas del “Noviciado Madonna di Loreto” y 2 contemplativas del Noviciado “Santa Gema Galgani”.

Los nuevos nombres son:

Brigida Ferrari Maria Serva del Signore
Catherine Ben Hadmallah Maria Flos Primus Ecclesiae
Mercè Tarragó u Bores Maria Consol del Sagrat Cor (en catalán M. Consuelo del Sagrado Corazón)
Beatriz Almendáriz Santa Maria María Madre de Loreto
Renata Radvanská Maria Ježiša od Ukřižovaného (en eslovaco María de Jesús Crucificado)
Hannah Thérèse Hemel Maria Trost der Betrübten (en alemán, María Consuelo de los afligidos)
Teodora Sisto Maria Tapeine (en griego, María Humilde)
Anna Marie-Luise Pfifer Maria Mutter Allerheinigen (en alemán, María Madre de todos los santos)
Sara Sumaya Merino Klaasen Maria Verzeilde Bron (en holandés, María Fuente Sellada)
Ana Virginia Ezquivel Ramirez María Madre del Crucificado
Brianda Nataly Garcia Melchor María Paraíso de los Mártires

Cambio de nombres Italia

Novicias junto a M. María Virgen Blanca, Superiora Provincial, M. María del Huerto, Maestra de novicias contemplativas, M. María de la Ternura, Maestra de novicias apostólicas, P. Carlos Pereira y P. Arturo Ruiz, IVE.

Homilía del P. José Vicchi, IVE, Superior Provincial del IVE en España, en la Santa Misa de acción de gracias por los votos perpetuos de la Hermana María Glória de la Creu, contemplativa del Monasterio “Inmaculada Concepción” en La Alhama de Granada, España, con ocasión de la Solemnidad de Todos los Santos

[Exordio]

Celebramos en este día la Solemnidad de Todos los Santos. Celebrar la fiesta de los santos, decía San Juan Pablo II, “nos invita a no replegarnos nunca sobre nosotros mismos”[1] sino a mirar a Cristo.

En el día de ayer la hna. Glória de la Creu realizó sus votos perpetuos, con lo cual rubricó su entrega total a Dios por medio de la profesión de votos para siempre, con la finalidad de imitar más de cerca y representar perpetuamente en la Iglesia aquella forma de vida que el Hijo de Dios escogió al venir al mundo.

El evangelio de hoy, propio de esta Solemnidad, es parte del sermón del monte, Nuestro Señor predica las Bienaventuranzas.

  1. Bienaventuranzas y cruz

Las bienaventuranzas son el programa de vida de un verdadero discípulo de Cristo. Jesús sube al monte a enseñar un programa de vida, de condiciones para seguirlo.

 “Se podría decir, un tratado completo de vida espiritual. Nos indican a qué estamos llamados en cuanto cristianos, qué significa verdaderamente vivir el Evangelio. Son la descripción de la verdadera madurez humana y espiritual”[2].

Madurez que encuentra su culmen en la octava Bienaventuranza y su repetición, la de los perseguidos, insultados y calumniados por Nuestro Señor. El discípulo de Jesús (todo cristiano) debe ser capaz de acoger el sufrimiento por Cristo como una dicha, de acoger la Cruz como un regalo. Tal es el grado último de la madurez y de la libertad espiritual, así como el testimonio más fuerte ante la faz del mundo”[3].

Y más aún, esto debe ser un deseo eficaz en todo religioso. San Juan Pablo Magno decía a los religiosos en el año 92: “Vosotros, religiosos y religiosas, estáis llamados a ser… testigos del espíritu radical de las bienaventuranzas: la pobreza de espíritu, la mansedumbre del corazón, las lágrimas del dolor y de la compasión, el hambre y la sed de justicia, la misericordia y la pureza de corazón, el compromiso por la paz verdadera e incluso la persecución por el nombre de Cristo”[4].

  1. La paradoja “felices”

Ahora bien, algo que llama poderosamente la atención del texto es el “Felices”, y más todavía esa repetición “«Dichosos vosotros…» (…) la afirmación de una felicidad (que llega aquí hasta la exultación: ¡alegraos y regocijaos!) en el núcleo de la situación humanamente menos agradable que puede darse: ser objeto de persecución, de insulto, de infames calumnias”[5].

Las bienaventuranzas encierran esta paradoja.

Y es interesante notar que Cristo en las Bienaventuranzas promete la felicidad actual y a todos aquellos que las abracen. Cuando nosotros escuchamos a los hombres de este mundo especialmente a los políticos, estos prometen siempre una felicidad futura “cuando se acabe esto, cuando desaparezca tal cosa…” entonces seremos felices. Cristo por el contrario nos llama felices ahora, bienaventurados (y plenamente en la vida eterna…). Porque viviendo estas bienaventuranzas la persona, el cristiano o el religioso, se asemeja más actualmente a Jesucristo. Las bienaventuranzas nos son hábitos, sino que son actos, actos que proceden de las virtudes y de los dones del Espíritu Santo, pero son tan perfectos que hay que atribuirlos más a los dones que a las virtudes. Actos que me asemejan a Cristo. Por eso las bienaventuranzas son el punto culminante y el coronamiento de toda la vida cristiana[6]. De esta manera entonces nosotros religiosos del Verbo Encarnado debemos desear y tender a que esto se realice de modo real y actual en nosotros, porque es el modo de imitar y representar a Jesús. Es lo que pedimos cada año en los Ejercicios Espirituales por imitar y parescer más actualmente a Christo nuestro Señor, quiero y elijo más probreza con Christo pobre que riqueza, approbrios con Christo lleno dellos que honores, y desear más de ser estimado por vano y loco por Christo que primero fue tenido por tal, que por sabio ni prudente en este mundo”[7]. Y es por eso que desde los inicios se ha considerado la pobreza y la persecución como dos gracias preciosas para nuestra “pequeña Familia Religiosa”, ya que son el modo de poder imitar lo más perfectamente posible al Señor, y estar despojados y colgados únicamente de la Providencia Divina. De hecho en el texto de Mateo de las ocho Bienaventuranzas las únicas dos en las que el premio es prometido en presente es en la de la pobreza y las persecuciones, en las demás se promete en futuro, aludiendo a la vida eterna. Por tanto, cuando nos llegare esto debemos considerarnos “Bienaventurados”, “Dichosos vosotros”, “Alegraos y regocijaos[8]“porque vuestra recompensa será grande en el cielo”. Cuando suceda esto es señal que nos están preparando la corona.

[Peroratio]

Queridos hermanos: En un mundo que tiene sed de felicidad e infinito, pero que tristemente se lanza a la búsqueda de la misma en ídolos que no sacian y engañan, las palabras de Cristo son urgentes: “Bienaventurados”, “Felices seréis”. Realmente la felicidad está donde humanamente menos se la espera. No está en las riquezas, el éxito, el poder o el placer, ni en la salud física, ni en seguridades humanas, ni en la prosperidad, sino en la pobreza, en la humildad, el dolor, la limpieza de corazón, en vivir en auténtica paz con Dios y ser sembradores de paz en el mundo, en el soportar las injusticias y persecuciones, todo esto por Cristo y el Evangelio…realmente se encuentra “en donde no se espera”. Porque “la locura de la Cruz hace más sabia que la sabiduría de todos los hombres”[9]. Más bien entonces ¡Locura del amor!

Justamente es por eso que la vida consagrada ha sido siempre considerada como un don en la Iglesia (y en el mundo), es un tesoro, y hoy más que nunca es necesario este testimonio. Porque el testimonio del religioso es “preclaro”, se trata de un testimonio “inestimable”. Porque “el estado religioso tiende a poner en práctica y ayuda a descubrir y amar las bienaventuranzas evangélicas, mostrando la felicidad profunda que se obtiene mediante renuncias y sacrificios”[10].

La vida consagrada es signo y testimonio del auténtico destino del mundo, que va mucho más allá de todas las perspectivas inmediatas y visibles, incluso legítimas y debidas, para los fieles llamados a un compromiso de carácter secular: según el Concilio, «los religiosos, en virtud de su estado, proporcionan un preclaro e inestimable testimonio de que el mundo no puede ser transformado ni ofrecido a Dios sin el espíritu de las bienaventuranzas»[11]. Palabras que enriquecen el primer número de nuestras Constituciones.

Esto es una convicción en el Magisterio de la Iglesia, y debe ser también nuestra: “el mundo no puede ser transformado ni ofrecido a Dios sin el espíritu de las bienaventuranzas”[12]. Precisamente esa es la transformación del mundo que nosotros debemos hacer. El mundo no lo transforman los grandes poderes, ni las grandes riquezas, ni el hecho de que los cristianos seamos gran cantidad, sino que lo transforman los cristianos y religiosos que viven las bienaventuranzas porque no son mis pensamientos vuestros pensamientos, ni mis caminos son vuestros caminos (Is 55,8). Es decir, transformaremos el mundo no con una táctica apostólica o algo fruto de nuestro ingenio, sino crucificándonos e identificándonos con Él… que consiste en vivir el espíritu de las bienaventuranzas.

“En efecto, ¿qué signo más profético e interpelante para el mundo que el de una existencia dedicada exclusivamente al Señor y a su mensaje?”[13].

Que la Santísima Virgen María nos conceda esta gracia, especialmente lo pedimos por intercesión del padre espiritual de nuestra Familia Religiosa, San Juan Pablo Magno.


[1] San Juan Pablo II, Homilía, 1/11/1980.

[2] Jacques Philippe, La felicidad donde no se espera, Meditación sobre las Bienaventuranzas, Ed. San Pablo, Argentina, diciembre de 2018, p. 19.

[3] Ibid., p. 189.

[4] San Juan Pablo II, Homilía, 10/10/1992.

[5] Jacques Philippe, La felicidad donde no se espera… p. 189.

[6] Por ejemplo: viene una contrariedad (algo muy común, que le pasa absolutamente a todos los hombres) y esa contrariedad me amarga la vida, ¿por qué me la amarga? porque no viví según el espíritu de Cristo. En cambio, una contrariedad: bienaventurados cuando os persigan… me hace feliz porque me asemeja a Cristo.

[7] Ejercicios Espirituales [167].

[8] RAE: 1. m. Alegría intensa o júbilo. 2. m. Acto con que se manifiesta la alegría.

[9] Constituciones IVE, 216.

[10] San Juan Pablo II, Audiencia general, 8/02/1995.

[11] Lumen gentium, 31.

[12] Constituciones IVE, 1.

[13] San Juan Pablo II, Homilía, 10/10/1992.